Oye, chaval

Oye, chaval

© Arturo Pérez Reverte. Publicado originalmente en “El Semanal” (actualmente XL Semanal) del 10 de octubre de 1999. Posteriormente en Arturo PÉREZ REVERTE, Con ánimo de ofender (Madrid 2001), págs. 197-199.
© de la foto Víctor Díaz

Oye, chaval. Me dice tu hermana que estás cada vez más para allá, y que has perdido el curso, cacho cabrón. Y que encima te estás metiendo de todo. Y digo todo, colega. Alcohol y pastillas, y pastillas y alcohol, y dos paquetes diarios de tabaco a tus diecinueve tacos. Y que has dejado a tu novia, o en realidad es ella la que te ha dejado porque no te aguanta. Y que vuelves a las tantas saltándote semáforos en rojo con una castaña que te cagas, y que las broncas con tu viejo son de órdago, y que pasas de todo. Que pasas de verdad, con ojos de estar allí lejos sin la menor intención de darte de nuevo una vuelta por aquí en el resto de tu puta vida. Suponiendo, dice tu hermana, que te quede mucha puta vida por delante.

Dice que te diga algo, que me lees los domingos y me haces caso. No sé en qué carajo podrías hacerme caso tú a mí; pero si lo dice ella, que es la Bambi de la familia, sus motivos tendrá. En fin. Que te diga algo, escribe la pava, como si yo fuera la virgen de Lourdes. Y no sé qué decirte, la verdad. De finales felices me creo lo justo. Y la última varita mágica que vi la tenía clavada en el coño un hada a la que violaron en Sarajevo. No sé sí me explico.

Pero en fin. Me sentiría raro si hoy no te dedicara esta página. No por ti, que no te conozco, sino por la Bambi. Se quedaría decepcionada y a lo mejor ya no se leía más novelas mías, ni soñaba con ligarse al padre Quart o a Lucas Corso. Así que mira, voy a decirte algo. Voy a decirte que acabo de apuntar que no te conozco, pero es mentira. No es difícil conocerte si uno mira alrededor y se fija en el país en el que vives, y la tele que ves, y los perros que planifican tu vida y tu futuro, y los políticos a los que votan tu padre y tu madre. No es difícil si uno piensa en esa empresa donde estuviste trabajando este verano, y en el trabajo donde explotan a tu ex novia, y en la desesperación de tus amigos. No es difícil y me hago cargo, te lo juro. Esto es una mierda, y la palabra futuro es como para colgársela de los huevos. ¿Ves como en realidad sí te conozco?

Hay, sin embargo, algo que puedo decirte. Estás aquí, en el mundo que te ha tocado. Sería estupendo que hubiera revoluciones por hacer y sueños por alcanzar, cosas que te pusieran caliente y con ganas de echarte a la calle. Pero sabes, o lo intuyes, que todas las revoluciones se hicieron, y una vez hechas se las apropiaron los de siempre. Que los buenos se quedan afuera, bajo la lluvia, y que esta película la ganan siempre los malos. Sé todo eso porque lo he visto, tío. Lo he visto en todas las lenguas y colores. Lo he visto allí y lo veo aquí. Y sé que las grandes aventuras colectivas, la solidaridad, los mecheritos, yupi, yupi, todo eso se fue a tomar por saco hace mucho tiempo.

Pero quedan cosas, te doy mi palabra. Cuando ya no son posibles los héroes solidarios, llega la vez de los héroes solitarios. A lo mejor, ahora que han muerto los dioses y los héroes con mayúscula, la salvación está en el heroísmo con minúscula. En el peón de ajedrez olvidado en un rincón del tablero que mira alrededor y ve al rey corrupto, a la reina hecha una zorra, al caballo de cartón y a la torre inmóvil, haciendo dinero. Pero el peón está allí de pie, en su frágil casilla. Y esa casilla se convierte de pronto en una razón para luchar, en una trinchera para resistir y abrigarse del frío que hace afuera. Esta es mi casilla, aquí estoy, aquí lucho. Aquí muero. Las armas dependen de cada uno: amigos fieles, una mujer a la que amas, un sueño personal, una causa, un libro… Cómo reconforta, colega, mirar a un lado y ver en otra casilla a otro peón tan solo y asqueado como tú, pero que se mantiene erguido y, tal vez, tiene un libro en las manos. Hay aventuras maravillosas, vidas riquísimas, sueños increíbles que empezaron de la forma más tonta, con sólo pasar la primera página de un libro.

Ya sé que no es gran cosa, colega. No soluciona nada, y lo único que te permite es comprender. Pero eso no está nada mal. Me refiero a comprender que nacemos, vivimos y morimos en un mundo absurdo, que a lo más que podemos aspirar es a asumirlo mirándolo de frente, con el orgullo de quien se sabe peleando solo, hasta el final, solidario con aquellos otros peones que, como tú, libran su pequeña y pobre batalla en casillas olvidadas. Y al final descubres que no es tan grave. Los hombres vagan perdidos hace miles de años, y siempre fue la misma historia. Lo único que los diferencia es cómo viven y cómo mueren.

10 comentarios en “Oye, chaval

  1. buenisimo este texto bueno yo tambien lo escuche en la banda ancha y creo ke todo lo ke dice eso es un karma del cual se puede salir no firmemente pero simpre se esta parado sobre una cuerda no muy floja ni muy firme bueh loko un abrazo a todos y mi mail para todos los desvelados como yo …..jorgeluiz9090@hotmail.com

    Me gusta

  2. hace como mucho qe no escribe nadie.. muy wena la carta, yo tmb la escuche en la banda ancha.. se camio el pipi, esta al mediodia ahora! 😦

    saludos al lado B!!!

    Me gusta

  3. como muchos tambien conoci a Perez Revete en La Banda Ancha,y realmente emociona ver que alguien pueda escribir sobre estos temas de esa forma,y reconforta mucho mas comprobar que a muchos mas les intresa leerlos,siento que no estoy tan sola.

    Me gusta

  4. Aveces me gustaría no comprender, ¿sabe? Vivir feliz en mi ignorancia y no saber de trincheras o de batallas personales, pero, lamentablemente, me es imposible no ser conciente de ello.

    Me gusta

  5. HOLA COMO ESTAN? BUE… LA PRIMERA VES Q ESCUCHE ESTA CARTA FUE EN LA MEGA A LA NOCHE Q LA DIJO JERARDO Y DESDE ESE DIA NO PUEDO DEJAR DE LEERLA XQ ME SIENTO MUY IDENTIFICADO CON ELLA Y CREO Q A MUCHA GENTE LE PASA LO MISMO Y ESTA MUY BUENO O MUY MALO SENTIR UNA ANGUSTIA EN EL PECHO O Q SE TE CAE UNA LAGRIMA CUANDO LEO ESTAS PALABRAS BUE… NO LOS ABURRO MAS GRACIAS A TODOS CHAU

    Me gusta

  6. Queria decirle que me senti muy identificado con su carta (Oye Chaval), Fue leida por un Gran tipo, de aca, de argentina, Gerardo Rosin en un programa de radio, (la banda ancha), yo nose si su carta me va a ayudar en algo pero me hace sentir que no estoy tan solo, no tengo la esperaza, va esa que te venden en la tv, de que todo puede mejorar, cuesta mucho vivir sin sueños, sin metas, sabiendo que no quiero terminar como mi viejo. y asi y todo cuando escuche el relato me senti mas aliviado, Gracias…

    Me gusta

Comenta y comparte (no es preciso correo)

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s